La práctica de un deporte no sólo es importante para la higiene de vida o la adquisición de una buena condición fisica (cf. Definición de la condici’on física). A veces, interviene como una auténtica terapia y permite la recuperación física o la mejora de la calidad de vida en patologías graves, físicas o incluso mentales. A continuación tendrán un ejemplo de “equitación terapéutica” o sea de cómo la práctica de un deporte ecuestre es benéfico para quienes padecen ciertas enfermedades. 

Escuela de Equitación terapéutica
"Ciudad de Oviedo"

Existen muchos animales que ayudan de una manera muy positiva a personas con diferentes patologías o discapacidades a mejorar su calidad de vida y a contribuir a restaurar su conexión con el mundo que les rodea, al tratarse de colectivos[1] que frecuentemente padecen problemas de integración. Uno de esos animales es el caballo, y su doma[2] y práctica deportiva por dichas personas es lo que se conoce como hipoterapia o terapia con caballos, una práctica que poco a poco se ha ido introduciendo en España y que en Asturias tiene la oportunidad de hacerlo en su capital, Oviedo y en su Centro Ecuestre "El Asturcón".

Nos referimos a Equitación Terapéutica e Hipoterapia en el siguiente sentido, ya que estos términos engloban aspectos diferentes:

Bajo el nombre de "Equitación Terapéutica" se comprenden las actividades ecuestres destinadas a personas con enfermedades o afecciones discapacitantes e inadaptaciones, en las que éstas ejercen una acción de mando[3] sobre el caballo, tanto en la preparación como en la conducción o manejo[4] de éste, orientados a reeducar, corregir, mejorar o paliar síntomas, es decir, que el alumno actúa activamente en las sesiones o clases.

Sin embargo, bajo el término "Hipoterapia" definimos a las actividades terapeúticas realizadas con caballos y dirigidas a personas discapacitadas, en las que el paciente no ejerce ninguna acción de mando sobre el caballo, siendo éste sobre el que se coloca, el que actúa como rehabilitador y reeducador.

Estamos hablando de colectivos que tienen unas particulares condiciones de movilidad en el caso de discapacidades físicas, de entendimiento y compresión cuando tratamos con discapacidades psíquicas, o de relación y comunicación como son las discapacidades sensoriales (auditivas y visuales) y patologías como el autismo. En cualquier caso, la actividad del Centro Ecuestre "El Asturcón" se ha dirigido a los dos conceptos antes definidos, trabajando desde el principio con niños y adultos activos y con control de sus acciones, así como alumnos con discapacidades severas.

De todas maneras, el objetivo principal es asegurar un programa real, adaptado y global a grupos especiales, ofreciéndoles la asistencia necesaria para maximizar sus necesidades y a la vez, favorecer y potenciar su ocio y tiempo libre

La actividad, que dio comienzo por iniciativa de la Concejalía de Deportes del Excmo. Ayuntamiento[5] de Oviedo en el año 2000 ya comienza a producir los resultados esperados. Los padres y familiares de los alumnos están comprobando in situ como la equitación es una eficaz herramienta[6] de terapia. Con ella, se están obteniendo una serie de beneficios físicos en materia de psicomotricidad que se traducen en :

  • Movilizar las articulaciones de la columna y la pelvis, tratando de mejorar así todo el tono muscular.

  • Facilitar el equilibrio y el mantenimiento del tronco erguido.

  • Favorecer la adquisición de lateralidad.

  • Mejorar la percepción del esquema corporal.

  • Permitir conocer mejor las posiciones del propio cuerpo y las del cuerpo del caballo.

  • Aumento general de la fuerza y flexibilidad muscular.

Pero no sólo estos, a nivel psicológico, social y educativo, se está consiguiendo fomentar la autoestima del alumno, aumentar su confianza en sí mismo y en los demás, sentimientos de placer y euforia, reconocimiento y aceptación de los miedos, sentimientos de logro y responsabilidad, participación en una nueva diversión y actividad social, y en global, contacto con la naturaleza y relación con los animales, fomentando la interación con el caballo y con los compañeros del curso siendo la comunicación el elemento principal de dicha interación.

El equipo multidisciplinar formado este año para cubrir todas las Escuelas Deportivas para Discapacitados del Municipio de Oviedo, compuesto por dos fisioterapeutas, un educador especial y un psicólogo, colabora estrechamente con los monitores de equitación para cumplir los objetivos marcados con la actividad.

Centrados en nuestro colectivo, el de discapacitados físicos, las deficiencias que en estos momentos son contempladas abarcan:

  • Sedentarismo, hipertrofia de la musculatura, rigidez articular por desuso[7].

  • Alteraciones de la columna: Escoliosis, Hiperlordosis, Cifosis.

  • Enfermedades de Reumatológicas: Osteoporosis, Espondilitis, Esclerodermia.

  • Patologías Neurológicas: Esclerosis múltiple, alteraciones del equilibrio, parálisis espastica, espina bífida, poliomielitis y paraplejía.

  • Traumatismos: amputaciones, fracturas consolidadas y lesiones musculares.

En este caso, el caballo es la herramienta en un sistema fisioterapéutico, el animal funciona como medio terapeútico de la transmisión del movimiento del paso, cubriendo además los aspectos citados de tipo psíquico y emocional. A través de los cambios de dirección, velocidad y posición del cuerpo en movimiento rítmico encima del caballo, se estimula el equilibrio disminuyendo los miedos al movimiento y desarrollando el sentido del espacio y la posición.

Además, y no podría ser de otro modo, todo ello se complementa con unos objetivos de aprendizaje de la técnica ecuestre, para lo que se han diseñado unas sillas especiales para montar (silla campera portuguesa adaptada), así como construido una rampa de acceso para usuarios de silla de ruedas, sobre todo lesionados[8] medulares[9].

Entre estos niveles de técnica ecuestre están:

  • Conocimiento de la morfología del caballo, la importancia de este aspecto para interpretar el estado de ánimo del caballo y la importancia del cuidado de los cascos[10].

  • Conocimiento y utilización correcta y cuidado del "arnés" del caballo, de sillas, estribos[11], protectores, mantas[12], bendas de descanso, etc.

  • Conocimiento correcto de la alimentación del caballo, con el fin de facilitar una buena salud para el mismo

  • Adquisición de los conocimientos veterinarios mínimos.

  • Adquisición de un vocabulario ecuestre-práctico correcto.

  • Realizar con soltura[13] los siguientes aires[14] con el caballo:

    • Paso

    • Trote sentado o trote a la española

    • Trote levantado o trote a la inglesa

  • , y que además pueda realizar los ejercicios de trabajo en:

    • Picadero[15] cubierto

    • Pista Exterior de área

    • Trabajo en el campo (cuadras[16], guadarneses[17], aula, ...)

Finalmente, la socialización que provoca la integración de los alumnos en el entorno natural de "El Asturcón", su relación con cientos de niños/as participantes en el resto de Escuelas Deportivas no afectados por discapacidad, y la sensación del desarrollo de independencia durante el trancurro de la actividad, ponen los apectos complementarios finales de esta importante actividad.

[1] public

[2] dressage

[3] commande

[4] maniement

[5] Mairie

[6] outils

[7] manque d’usage

[8] blessés

[9] médula : moelle

[10] sabots

[11] étriers

[12] couvertures

[13] aisance

[14] pas

[15] manège

[16] écuries

[17] sellerie